Según la última edición del estudio ANIBES, la obesidad afecta al 30% de niños en España

El informe, realizado por la Fundación Española de Nutrición (FEN), que analiza nuestros hábitos de vida y de alimentación, concluye que el nivel de actividad física sólo es adecuado en el grupo de edad de niños y niñas de entre 9 y 12 años, si bien la cantidad de ejercicio físico que se realiza está por debajo de las recomendaciones de los expertos. Aunque los niños son el grupo analizado por el estudio que mayor ejercicio físico realiza, abusan de la bollería y la pastelería (la segunda fuente de energía que consumen, después del pan). El 38,9% de las calorías que ingieren son ácidos grasos, el 43,8% son hidratos de carbono, el 16% son proteínas y sólo el 1,2% se compone de fibra.

Para evitar que los niños sufran sobrepeso, es bueno seguir estos consejos:

  1. Medir la cantidad de comida que servimos al menor. No debería comer la misma cantidad que un adulto. La ingesta debe de ser proporcional a su tamaño, si bien hay que considerar que se trata de un organismo en crecimiento y por tanto con un cierto grado de mayor requerimiento calorico y cumplimentar de forma adecuada todas las comidas con especial atención al desayuno evitando en este el uso de bolleria indistrial

  2. Dotar a su dieta de una rica variedad de frutas, hortalizas, legumbres y cereales integrales. Recordar que el zumo no es fruta, ni siquiera el casero, y que de las cinco piezas de frutas recomendadas de ingerir a diario tan solo una puede ser en forma de zumo, mientras que las otras cuatro deben de ser masticadas. El zumo, incluso el natural, es considerado como una bebida azucarada y por tanto hipercalorica. En cuanto a los cereales  evitar las marcas industriales debido a la frecuente adición de azucares y grasas no cardiosaludables como el aceite de palma. Leer el etiquetado. Procurar seguir la dieta mediterránea

  3. Vigilar que los productos lácteos, y la propia leche, sean bajos en grasa o desnatados y que no estén adicionados con azucares o grasas industriales del tipo del aceite de palma o similares. El control de la cantidad de la ingesta de grasas tiene importancia desde los dos años de edad. El control de la calidad de las grasas desde el nacimiento. Productos lácteos destinados a la infancia de marcas conocidas y comercializados como “leches de crecimiento” están preparados con grasas no cardiosaludables como el aceite de palma o de coco. Leer el etiquetado obligatorio en la Comunidad Europea y priorizar los etiquetados como cardiosaludables 

  4. Es bueno que coma, a partir de los 4-5 años de vida,  una pequeña cantidad de frutos secos, sin abusar, pues también son hipercaloricos y nunca se deben de dar en menores de dos años debido al riesgo de aspiración bronquial.

  5. Animar al niño o niña a que realice juegos en los que prime el ejercicio físico, y disminuir el consumo de videojuegos y otro tipo de hobbies sedentarios, como ver la televisión en exceso.

  6. Limitar al máximo el consumo de bollería y productos industriales empaquetados, incluso los etiquetados para consumo infantil.

  7. Evitar refrescos, zumos, especialmente los industriales, bebidas isotónicas y en general todos los líquidos azucarados. Beber durante las comidas y entre horas solo AGUA se ha objetivado como el mejor consejo para evitar la obesidad infantil