¿ Como identifico sí mi hijo puede estar sufriendo alguna patología de espalda?

El dolor de espalda en niños no es tan frecuente como en los adultos y la mayor parte de las veces, detrás de este dolor no hay ninguna alteración anatómica y tiene una evolución favorable , hablamos, pues, de lumbalgia mecánica o muscular reactiva.

Los problemas que afectan la espalda de un niño la mayoría de las veces se deben a lesiones deportivas, juegos, caídas o a algún desgaste inusual como el que se produce por cargar una mochila pesada. La rigidez y el dolor de espalda con mayor frecuencia son provocados por un desgarro muscular, una distensión de ligamento o contusiones. Los síntomas del dolor de espalda generalmente desaparecen en el transcurso de una semana y sin ningún tratamiento especial.

Si bien hacer ejercicio regularmente resulta beneficioso para todos los niños, en algunos jóvenes el entrenamiento intensivo puede provocar lesiones por movimientos repetitivos que pueden estar acompañadas de dolor de espalda. Por otro lado, los niños con una vida demasiado sedentaria pueden tener dolor de espalda debido a una debilidad de los músculos o por sobrepeso o a una mala postura. La escoliosis (una curvatura patológica de la columna vertebral) es una causa posible del dolor de espalda, especialmente en niñas adolescentes. La espondilosis se debe al debilitamiento de los puentes que unen las vértebras y afectan generalmente a la parte más baja de la columna vertebral. Pueden causar dolor lumbar que empeora con la actividad y frecuentemente es difícil de detectar con un examen físico. Si se sospecha espondilosis, las radiografías pueden ayudar.

En los niños ,especialmente por debajo de los 4 años de edad, se debe realizar un estudio adecuado y pormenorizado para descartar patologías importantes (Alteraciones anatómicas infecciones, tumores…)

El estudio del niño con dolor de espalda debe iniciarse con una minuciosa historia clínica y realizar una exploración física completa por especialista. La historia clínica alertará sobre la posibilidad de una patología seria, si se da alguno de los siguientes signos de alarma

  1. DOLOR CONSTANTE CON DURACIÓN MAYOR DE UN MES

  2. FIEBRE

  3. PERDIDA DE APETITO/PESO

  4. DOLOR GRAVE QUE NO MEJORA CON ANÁLGESICOS Y ES PROGRESIVAMENTE MAS INTENSO

  5. DOLOR QUE DESPIERTA AL NIÑO DURANTE EL SUEÑO

  6. PARESTESIAS O PÉRDIDA DE FUERZA ( hormigueo o entumecimiento) DE UNA EXTREMIDAD

  7. PERDIDA DE CONTROL DE LA VEJIGA O DE LOS ESFÍNTERES

En la exploración física, se debe inspeccionar la presencia de asimetrías que alertará acerca de la presencia de una escoliosis, que normalmente no es la causa, sino que puede aparecer como consecuencia de una posible contractura muscular espinal asociada al dolor de espalda. Se valorará también la morfología de la espalda en el plano lateral (sagital). Debe palparse cada vértebra, intentando identificar un foco doloroso, así como las articulaciones sacroilíacas. También es importante la palpación del abdomen, especialmente si el dolor se irradia hacia adelante, la percusión renal y la búsqueda de puntos dolorosos en partes blandas y, finalmente, hacer una valoración de la marcha, así como de la movilidad vertebral, para lo que se pedirá al paciente que intente tocarse la punta de los pies. A continuación, debemos realizar una completa valoración neurológica (prueba de elevación de piernas rectas; que si provoca dolor, suele ser indicativa de irritación radicula). También, debe explorarse: la fuerza, los reflejos y la sensibilidad en los miembros inferiores.

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

Se debe valorar la realización de estudios de imagen y/o laboratorio en determinados casos en los que aparezcan signos de alarma o clínica persistente.

Dentro de los estudios de imagen, la radiografía simple es la prueba inicial. Permite descartar determinados procesos, aunque, debido a la compleja anatomía vertebral, no siempre es suficiente. el TAC es la mejor técnica para identificar problemas óseos (fracturas, etc.). La Resonancia Magnética esta más indicada cuando hay signos o síntomas neurológicos. La gammagrafía ósea con Tc-99m ayuda a localizar posibles tumores, infecciones o fracturas.

Los estudios analíticos, con hemograma completo, PCR y VSG, ANA , bioquímica y enzimas séricas se indican en los niños con dolor de espalda y sintomatología sistémica o dolor abdominal. No podemos olvidar el estudio del riñón y de la función urinaria, ya que es el principal sistema orgánico implicado el dolor de espalda no traumatológico

No se debe olvidar que el dolor de espalda es algunas veces el síntoma inicial de una neoplasia. De estas, la más frecuente en niños, es la leucemia.

 El tratamiento depende del diagnóstico realizado en cada caso. La mayoría de las “lumbalgias” mejoran con tratamiento conservador: analgésicos, calor local y reposo ( descanso en posición fetal ) y evitando las posiciones o movimientos que provocan dolor. Para los casos mas intensos o persistentes existen técnicas de fisioterapia que han demostrado ser muy efectivas en la fase aguda . Posteriormente la mejor forma de prevenir las recaídas es la realización de ejercicio físico debidamente controlado por un especialista para mejorar la flexibilidad y fortalecer la musculatura, sin olvidar que el exceso de ejercicio puede empeorar esta sintomatología (algunos autores señalan que, como norma general, los niños no deben entrenar más horas semanales de las que indica, en años, su edad cronológica).

¿ Ayuda la higiene postural?

La higiene postural, la actividad física y una correcta alimentación son los hábitos de vida saludables más importantes para la promoción de la salud y la prevención de enfermedades en los más pequeños. La higiene postural evita problemas de espalda en todas las etapas de la vida.

La enorme cantidad de horas que los menores pasan sentados al día, junto a una posición inadecuada del cuerpo sobre un mobiliario, muchas veces, inadecuado, y el transporte de más carga de la recomendable en sus mochilas, provocan que la aparición de problemas de espalda y cuello haya aumentado en los últimos años de forma alarmante entre los niños en edad escolar.

Como «postura correcta» entendemos toda aquella que no sobrecarga la columna ni ningún otro elemento del aparato locomotor. Mantener una buena higiene postural también ayuda a disminuir la fatiga, aumentar el rendimiento escolar y la concentración, mejorar la digestión, la respiración, y favorecer el descanso, entre otros beneficios. Dos factores diferentes componen la higiene postural: nuestros propios hábitos posturales y los factores externos (asientos, iluminación, calzado, mochila…). Para adoptar una postura correcta resulta esencial combinar de forma adecuada los dos factores.

Recomendaciones básicas para una buena higiene postural:

  • De pie, deben mantenerse los hombros a la misma altura y los pies ligeramente separados para conseguir un mejor equilibrio y una posición cómoda.
  • Es importante proporcionarles a los niños un entorno adecuado a su altura o ayudarles a que se ajusten a él, no obligar a que el niño fuerce su postura y tenga que estar, por ejemplo, de puntilla para realizar tareas habituales
  • Sentados, debemos mantener la postura del 4: los pies tocan el suelo, las rodillas mantienen un ángulo de 90º y la espalda reposa contra el respaldo del asiento. Según la altura de cada persona se necesitan sillas de distintos tamaños, o se corrige la diferencia de altura con un taburete para apoyar los pies.
  • Frente al ordenador, la pantalla debe estar situada ante la cara, a una distancia mínima de 40 cm y a la altura de los ojos o ligeramente por debajo. El teclado debe colocarse de forma que los hombros estén relajados y los brazos formen un ángulo de 90º.
  • Tumbado en la cama, se aconseja dormir de lado o boca arriba. Se debe evitar dormir boca abajo. Es aconsejable también utilizar una almohada de medida adecuada para el cuello, de forma que la columna permanezca recta.
  • Para agacharse, existen dos formas de hacerlo correctamente. La primera consiste en doblar las rodillas (o las dos a la vez, o apoyar una en el suelo y doblar la otra), y la segunda opción es bascular una pierna.
  • Las rotaciones del tronco de forma brusca o repetida deben evitarse. Para manipular un objeto o hablar con una persona es necesario situarse de frente, tanto si se está de pie como sentado.
  • Para cargar y transportar un objeto pesado debemos repartir el peso con tal de mantener una postura equilibrada.
  • Respecto a las mochilas escolares, no deberían superar el 10 % del peso del cuerpo del niño, y deben colocarse siempre bien pegadas a la parte baja de la espalda para controlar su peso. La medida de la mochila debe adecuarse a la edad del niño.

¿ Como explicar esto a los niños para que nos entiendan?

En la edad escolar se pueden enseñar hábitos posturales correctos con la participación activa y consciente del niño. El juego, que puede ser dirigido y adaptado a cada edad, resulta una de las opciones más efectivas a cualquier edad, pero especialmente en la primera infancia.

La mayoría de las desviaciones de columna vertebral se dan en los niños entre 9 y 12 años y van a ser posturales o funcionales, es decir, originadas por el modo en que el niño se sienta, camina y realiza los movimientos de su vida cotidiana, por lo que la prevención mediante la educación postural tiene una importancia trascendental

¿ Ayudarán los ejercicios en casa en las lesiones de espalda de los niños?

En caso de que el médico pediatra o traumatólogo haya diagnosticado escoliosis, cifosis dorsal o hiperlordosis lumbar, el Rehabilitador /fisioterapeuta podrá tratar al niño con una serie de ejercicios posturales correctivos, con el fin de que la curvatura no continúe avanzando durante el crecimiento del niño, prestando especial atención en el momento en que ‘pega el estirón‘.

Según el grado de la curvatura, el traumatólogo indicará el uso de ortesis o de cirugía. No obstante los casos de desviaciones posturales son la gran mayoría , lo que puede aumentar las posibilidades de ‘fijar’ esa mala postura en su etapa adulta, que genera, en muchos casos dolor de espalda persistente o recurrente y es más costoso modificarla.