Según publica el Mundo y de cuya noticia se han hecho eco múltiples periódicos nacionales y locales: el Comité Asesor de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría aconseja que los bebés menores de un año que viajen a países de la Unión Europea como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Grecia o Rumanía deberán vacunarse antes contra el sarampión debido a la “espectacular” epidemia que están padeciendo estas zonas y a que los niños de esa edad aún no han recibido la primera inmunización contra este virus que en nuestro país se recibe a partir de los 12 meses de edad.

Según el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), “desde el año pasado están habiendo casos de sarampión en algunos países europeos e incluso fallecimientos y no se ha llegado a controlar el brote”.

Por esta razón, y dado que la primera dosis de la vacuna se administra al cumplir los 12 meses (incluida en la triple vírica), los expertos recomiendan que los pequeños que vayan a viajar antes de esa edad a países como Francia o Italia acudan a su pediatra para inmunizarse y protegerse.

Cabe subrayar que el sarampión es un virus altamente contagioso y si los pequeños no están vacunados, la enfermedad se puede complicar afectando especialmente al aparato respiratorio con laringitis, bronquitis, bronconeumonía e incluso neumonías (en un 6 % de los casos), que es la complicación asociada con una mayor mortalidad.

En palabras del secretario del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, Francisco José Álvarez, “Ahora mismo en Europa tenemos un epidemión de sarampión terrible”, que afecta a países que suelen ser destino vacacional elegido por muchas familias españolas por lo que, “si es estrictamente imprescindible viajar a esos lugares” con niños menores de 1 año y mayores de 6 meses -antes no se puede administrar la vacuna– “se recomienda adelantar la triple vírica”.

Más que adelantar se trata de poner una dosis de protección e, independientemente de ésta, al año, serán vacunados con la triple vírica, tal y como establece el calendario vacunal, como si no hubieran recibido una dosis previa.

Por suerte “en España, la tasa de cobertura para el sarampión es del 97%-98%. Sin embargo, en otros países europeos debe rondar el 80%”. En el caso de este virus, “cuando la cobertura es menor del 92%, existe riesgo de que se produzcan brotes de este tipo“.

Según el Ministerio de Sanidad esta vacunación solo sería necesaria para los menores de un año que se trasladen a vivir a estas zonas durante un tiempo prolongado o convivan íntimamente en familias, colegios o guarderías con niños locales , no siendo imprescindible para los que efectúan un viaje ocasional con su familia, no obstante, la existencia de un ambiente epidémico en dichas zonas nos recomiendan actuar con una mayor prudencia, especialmente cuando se trata de la salud de nuestros hijos y existe un problema infeccioso evidente en la zona aún no controlado

La razón principal de estas bajas coberturas “son los falsos mitos respecto a efectos secundarios de las vacunas” y, sin embargo, se ha demostrado que no sólo son seguras sino que previenen enfermedades.

Lo que resulta inconcebible es que en el siglo XXI mueran personas por una enfermedad como el sarampión, que es prevenible con una vacuna segura” y cuando esto ocurre en el mundo desarrollado, donde no existe un problema económico, sino que esta motivado únicamente por los “populismos” adquiere caracteres dramáticos.

Otras vacunas antes de viajar

La del sarampión no es la única vacuna que deben tener en cuenta los padres que quieran viajar al extranjero con sus hijos menores de tres años.

En el caso de visitar países fuera de Europa o EEUU, se recomienda acudir entre uno y dos meses antes del viaje al pediatra y/o a un Centro de Vacunación Internacional, donde los padres puedan recibir información sobre las vacunas que deben administrar a los menores.

Así, la vacuna de la hepatitis A -que no está incluida en el calendario vacunal español- es necesaria para viajar a todos los países que no estén en la Europa Occidental, la zona de Japón y Corea, Australia y EEUU, y se puede poner a partir de un año. El riesgo de adquirir la hepatitis A es “muy alto” en determinadas zonas si se consumen alimentos o agua contaminada, ha advertido.

Para viajar a esos mismos países, fuera del marco de los países desarrollados, es recomendable también la vacuna de la fiebre tifoidea que, en este caso, no se puede administrar hasta los dos años de edad.

Asimismo, el paludismo -o malaria- es frecuente en numerosas zonas y, para prevenirlo, hay que tomar una serie de medicamentos que, en algunos casos se pueden administrar también a partir de los dos años.

La fiebre amarilla que sufre Brasil y algunos países africanos también se puede evitar con una vacuna a partir de los 9 meses de edad.

En el caso de Asia, especialmente Japón y el sudeste asiático, existe una enfermedad llamada encefalitis japonesa, que cuenta también con vacuna.

No obstante, los menores de dos años no deberían viajar a países tropicales de Sudamérica, Asia y África, salvo que les sea totalmente imprescindible, ya que en estos lugares existen muchas enfermedades transmisibles que no cuentan con una vacuna para evitar su contagio.