MEDIDAS AMBIENTALES PARA CONTROLAR LA FIEBRE EN EL LACTANTE Y NIÑO:

Además del uso de antipiréticos tipo paracetamol (Apiretal…), ibuprofeno ( Dalsy..) o metamizol (Metalgial..) según lo prescrito en cada caso por el pediatra, lo ideal es tomar una serie de medidas ambientales en pro de conseguir controlar la fiebre y hacerla desaparecer, siempre y cuando no alcance unas dimensiones que resulten realmente peligrosas. Es decir, alcance o supere los 39 º, persista durante mucho tiempo o se acompañe de mal estado general o de síntomas preocupantes, caso en que hay que acudir con el niño al servicio de urgencia ambulatorio o al servicio de urgencia hospitalario de su área de salud para la correcta evaluación por un especialista y prescripción, sí procede, del oportuno tratamiento etiológico.

Las medidas ambientales más importantes a tomar son

1-Ropa adecuada

Lo primero es evitar que tenga puestas muchas prendas que le hagan tener calor, dejando al pequeño paciente lo más desnudo posible con el objetivo de permitir que la temperatura corporal se pueda irradiar al ambiente que lo rodea más frío que el niño. En las condiciones optimas el lactante debería estar tan solo con el pañal y en todo caso nunca sobreabrigarlo.

2-Baño de agua templada/fría

También se puede proceder a bañar al pequeño con agua templada e incluso fría si las condiciones ambientales lo precisan. El agua debería estar, al menos, 6-7 grados por debajo de la temperatura corporal. En caso de que le cueste introducirse en la bañera a esa temperatura, una opción sería calentar el agua como siempre que se le bañe y luego jugar con el pequeño y entretenerle para que permanezca dentro mientras que el agua se va enfriando.

3-Temperatura adecuada en la casa

Es imprescindible que el hogar se encuentre a una temperatura adecuada. Es decir, que esta no esté ni demasiado alta ni demasiado baja, porque cualquiera de las dos circunstancias afectará al bienestar del paciente. Lo ideal es que la misma se establezca, con ayuda del termostato, a la temperatura de confort entre 21 y 23 grados.

4-Compresas frías

Otro de los procedimientos caseros habituales que se utilizan tanto con bebés como a cualquier otra edad cuando un paciente tiene fiebre es el de las compresas frías. Es decir, consiste en colocarle encima de la frente una compresa, toalla o paño que previamente se haya mojado en agua fría y se haya escurrido.

Esta se considera que es una medida muy eficaz, así que debe de ser una de de las primeras medidas a utilizar cuando quieras bajar la fiebre de tu hijo.

Cuando la compresa vuelve a estar caliente, se vuelve a mojar y escurrir en agua fría. No sólo se le puede poner en la frente sino también en la nuca y otras partes del cuerpo.

5-Tranquilidad

Es muy importante que el niño  se encuentre tranquilo, que esté tumbado y relajado porque le ayudará a recuperarse. Sí se halla demasiado activo y realiza actividades moderadas o intensas su temperatura corporal aumentará. Además es importante guardar la calma familiar con lo que el paciente se va a encontrar más seguro y confortado y esto le ayudara a relajarse.

6-Alimentación

Lo más importante es mantener una buena hidratación suministrando pequeñas y frecuentes tomas de líquidos y para eso nada mejor que beber agua, suero oral o zumos naturales. Si se trata de bebés que aún no han incluido en su dieta esas bebidas, lo que se recomienda es darles el pecho en pequeñas y repetidas tomas o la leche de fórmula que tomen habitualmente, pero algo más diluida, evitando superar la concentración de una medida rasa de leche en polvo por cada 30 cc de agua.

Además hay que evitar comidas copiosas, sí bien , lo más habitual es que el paciente no quiera comer en ese momento.

Otros datos de interés

  • Si el bebé tiene menos de tres meses de edad y tiene fiebre y se pasa mucho tiempo llorando sin parar, lo ideal es llevarlo a urgencias para que pueda ser reconocido por un especialista y tratado convenientemente. Pues puede ser que sufra una enfermedad que no le ha sido diagnosticada.