Molusco contagioso o molluscum contagiosum:

Es una enfermedad cutánea de etiología vírica (poxvirus), concretamente Molluscipoxvirus. La forma infantil suele trasmitirse por objetos contaminados (toallas, ropas) o a través del contacto directo piel-piel tan habitual en los niños en los que predominan los juegos con contacto íntimo y piel desnuda, especialmente en verano y en ambientes de playa o piscina, debemos extremar las precauciones si observamos en el entorno de nuestro hijo otros niños contagiados, mientras que en adultos suele ser por malos hábitos al tener las manos sucias contaminadas con el virus, con lo que la principal medida de profilaxis de la infección, especialmente en adultos, es el lavado frecuente de manos, también es muy importante mantener bien hidratada la piel con lo que las defensas naturales de esta actuaran mucho mejor. En el caso de padecer la enfermedad la fotoprotección es muy importante , ya que las zonas afectadas son mucho más sensibles a la acción solar. El molluscum contagiosum es especialmente frecuente en pacientes afectos de piel atópica, por lo que el debido cuidado de la piel en estos pacientes es especialmente importante a la hora de evitar esta complicación Se caracteriza por la aparición de pápulas o “verrugas víricas” dispersas en la piel con un tamaño menor a los 5 milímetros generalmente umbilicadas en el centro. No son dolorosas, siempre y cuando el afectado no se rasque la zona con perseverancia. Puede aparecer un prurito poco intenso si se sobreinfectan.

Las zonas más frecuentemente afectadas son el cuello y los párpados en los adultos y en los huecos del brazo y detrás de las rodillas ( hueco popliteo) ; otras localizaciones más extensas o diferentes a las anteriores pueden verse en pacientes con sida o inmunodeprimidos ; en niños es más frecuente su localización en tronco y extremidades inferiores. Frecuentemente se produce autoinoculación y generalización del proceso con diseminación de las “verrugas víricas” por toda la superficie corporal . Son frecuentes también las recidivas tras tratamiento con curetaje, crioterapia o electrocoagulación de las lesiones.

En los casos de molusco infantil es necesario tratar con crema anestésica( EMLA) previa a su extirpación.

Sintomas:

La lesión del molusco comienza clásicamente como una pápula pequeña e indolora que puede crecer hasta convertirse en un nódulo de color carne y apariencia de perla. La pápula frecuentemente presenta un hoyuelo en el centro. Estas pápulas se pueden presentar en filas, en el lugar en el que la persona se ha rascado. El rascado u otros tipos de irritación hacen que el virus se propague en filas o en grupos, llamados montones.

Las pápulas tienen un ancho aproximado de 2 a 5 milímetros. Por lo general, no hay inflamación ni el consabido enrojecimiento, a menos que la persona se haya estado rascando o hurgando las lesiones.

La lesión cutánea comúnmente tiene un núcleo central o tapón de material blanco, ceroso o caseoso.

En los adultos, las lesiones se observan con frecuencia en los genitales, el abdomen y la cara interna del muslo.​

Tipos de Tratamiento[

El molusco contagioso es una enfermedad que suele curarse por sí sola, en un período de aproximadamente 2 años.

Los diferentes tratamientos disponibles más comunes se detallan a continuación:

  1. Curetaje:Método sencillo, es el más común, ya que es de forma rápida. Se lleva a cabo con cureta simple. Produce dolor, por lo que es recomendable usar algún tipo de anestésico tópico previo a realizarlo.
  2. Criocirugía:Este método es rápido y eficiente para tratar las lesiones de molusco contagioso. Se realiza con nitrógeno líquido aplicado en cada lesión por algunos segundos. Luego deberán repetirse las sesiones de aplicación por cada 2 o 3 semanas según se considere necesario. Las desventajas de esta técnica son el dolor, hiper o hipo pigmentación y puede dejar cicatriz.
  3. Tratamiento médico mediante soluciones tópicas, parches o cremas, el cual debe de ser prescrito y supervisado por un médico al no estar exentos  de efectos secundarios, especialmente sí no se aplican de forma conveniente

PRONOSTICO:

Las lesiones individuales normalmente desaparecen en alrededor de 2 o 3 meses; pero la desaparición total de todas las lesiones generalmente puede ocurrir en alrededor de 6 a 18 meses. El trastorno puede persistir en personas inmunodeprimidas