¿Por qué no se recomienda dar de beber agua a los lactantes de menos de seis meses ó debe mi bebe tomar agua? Es una de las preguntas que las madres efectúan con frecuencia al pediatra durante los primeros meses de vida y que los usuarios plantean a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su apartado de preguntas y respuestas. La OMS responde:

“Dar agua a los bebés más pequeños los pone en riesgo de malnutrición y de sufrir diarrea. El agua puede no estar limpia y provocar infecciones al lactante. Darles agua también puede hacer que beban menos leche materna o que dejen de tomar el pecho antes y, por tanto, causarles un problema de malnutrición.

Hay que tener en cuenta que los consejos de la Organización mundial de la Salud son universales y están dirigidos fundamentalmente a la población de los países no desarrollados o en vías de desarrollo, por lo que en un medio con la higiene adecuada el riesgo infeccioso por la ingesta de agua en el lactante es posible , pero poco probable. No obstante, la segunda motivación si que es universal y totalmente valida en nuestro medio. El agua si ocupa lugar en el aparato digestivo del lactante y hace que este tome menos leche materna o de formula, por otro lado, la leche materna contiene más de un 80% de agua, sobre todo la primera leche que sale en cada toma. Cuando la madre note que el bebé tiene sed puede darle el pecho: esto satisfará la sed del lactante y lo continuará protegiendo contra infecciones, al tiempo que aporta para la salud del bebé y su crecimiento que no pueden obtenerse de otro modo. Los bebés no necesitan tomar agua antes de los seis meses, ni siquiera en los climas cálidos. Esta es una de las razones por las que la OMS recomienda que los recién nacidos sean alimentado exclusivamente de leche materna durante ese periodo.

Se considera que un niño recibe lactancia materna exclusiva cuando solo recibe leche materna, sin que se añada a su dieta ninguna otra comida o bebida, a excepción de la solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de vitaminas, minerales o medicamentos. Con la lactancia materna exclusiva el bebé recibe todo lo que necesita y se le protege contra la diarrea al aportarle ‘agua segura'”.

En cuanto a los bebes alimentados con alimentación artificial mediante formulas industriales de farmacia hay que tener en cuenta que en las formulas que se comercializan en polvo, tenemos que reconvertir este en líquido y que la técnica es fundamental : preparar 30 cc de agua con una medida rasa sin comprimir de leche y nunca sobrepasar esta concentración e ir aumentando una medida rasa sin comprimir por un mínimo de 30 cc de agua conforme el bebe por motivos de edad va demandando una mayor cantidad de leche, sin forzar a que lo consuma todo. Es preferible que pongamos un poco más de agua que de polvo en condiciones especiales como fiebre o excesivo calor ambiental, por ejemplo en un lactante de un mes que tomaría 120 cc de agua con cuatro medidas rasas sin comprimir, podemos aumentar la cantidad de agua a 125 cc sin aumentar la concentración de polvo