Parotiditis:  Tumefacción de las glándulas parótidas y ocasionalmente de otras glándulas salivares y extrasalivares, así como del sistema nervioso central por acción del Myxovirus parotiditis    ( especial apetencia por los tejidos glandulares y nervioso)

Etiopatogenia: Las paperas se  presentan de forma esporádica o en epidemias locales que  afectan a colectividades infantiles : colegios, guarderías, internados, etc. No obstante, esta enfermedad es poco frecuente antes de los tres años ,aunque posible en todas las edades , la edad de máxima frecuencia comprende entre los 5 y 15 años de vida. El contagio es por gotitas de flügge a través de la saliva  y  exige contacto intimo. Es posible desde uno o dos días antes de surgir las primeras manifestaciones clínicas hasta algunos días después de su desaparición. La receptividad es universal , pero solamente un 60-70% de los sometidos a contagio padecen la enfermedad y el hombre es el único reservorio de este agente. Puede haber portadores del virus subclínicos e incluso sanos, por lo que la profilaxis de exposición es muy dificil

La puerta de entrada al organismo del virus es la  mucosa faríngea en donde se produce la multiplicación de este y posteriormente su paso al torrente circulatorio (viremia) y a partir de esta diseminación , debido al trofismo natural del virus se produce la  localización en glándulas salivares y otras glándulas, así como en el  sistema nervioso central en diseminaciones secundarias.

Clínica:

  • Forma parotídea.
  • Manifestaciones salivares extraparotídeas
  • Alteraciones glandulares extrasalivares
  • Afectación nerviosa

Forma parotídea típica : Consta de tres períodos sucesivos. Período de incubación de 11 – 20 días subclínico. Período prodrómico de 1-3 días ( anorexia, cefaleas, malestar y ligera elevación febril ) y período de estado : 6-7 días caracterizado por: Inflamación uni ( 25%) o bilateral (75%) de la glándula parótida . Tumefacción característica situada detrás del borde posterior de la rama ascendente del maxilar , delante del esternocleidomastoideo , así como debajo y delante del pabellón auricular , el cual se desvía hacia  afuera. Esta tumefacción es blanda , de limites poco netos, y con piel brillante, ligeramente edematosa, y algo sensible a la presión. Se aprecia mejor a la inspección que a la palpación. Fiebre: de intensidad variable y de3 a 7 días de duración ( puede faltar). Dolor referido a los oídos que aumenta con la masticación. Enrojecimiento de la desembocadura del conducto de Stensen: zona eritematosa de 1-2 mm de diámetro a  nivel de los segundos molares y disminución de la saliva  lo que ocasiona lengua seca y saburral y amigdalas hiperémicas.

Afectación de otras glándulas salivares extraparotideas: Pueden afectarse las glándulas submaxilar que puede afectarse de forma independiente y es más manifiesta a la palpación que a la inspección y la glándula sublingual, esta última es más difícil de apreciar.

Alteración de glándulas extrasalivares:

  • Testículos : Orquitis
  • Ovarios : Ooforitis
  • Páncreas : Pancreatitis

Orquitis: Relativamente frecuente en el niño púber y en adultos jóvenes , pero excepcional antes de los 10 años. Es unilateral  en la mayoría de los casos y aparece generalmente durante la primera semana de la enfermedad , puede preceder a la inflamación glandular e incluso presentarse sin inflamación de las glándulas salivares y existe peligro de esterilidad por necrosis en casos de inflamación intensa, ya que la albugínea, capa que recubre el testículo, es inextensible.

Ooforitis: Se produce dolor localizado en las fosas iliacas que aparece normalmente  en chicas púberes.

Pancreatitis urliana: Brusca elevación febril con dolor abdominal intenso localizado en epigastrio y vómitos y heces grasosas. En ocasiones se acompaña en la analítica de una curva de glucemia de tipo diabetoide, excepcionalmente con  glucosuria. Siempre se produce una gran elevación de la amilasa sérica. No obstante la diabetes tipo I o Mellitus es una secuela excepcional de esta enfermedad. El virus urliano actuaría como desencadenante en niños genéticamente predispuestos.

Meningitis Urliana: El paciente manifiesta fiebre alta, vómitos , cefaleas, rigidez de nuca y otros signos meníngeos, pero con un relativo buen estado general. Al analizar el liquido cefalorraquideo tras efectuar una punción lumbar observamos un líqudo  con características de meningitis vírica ( claro , con albúmina y glucosa poco alteradas, pleocitosis de predominio linfocitario, etc). Puede aparecer sin inflamación de las parótidas. Su única complicación es la neuritis de los nervios craneales especialmente del nervio acústico que deja como secuela una sordera permanente de percepción , habitualmente unilateral.

El diagnostico va a ser:

  • Clínico
  • Confirmación en laboratorio mediante:                                                         –
  1. hemograma con linfocitosis
  2. Amilasas aumentadas en sangre y orina ( aún más en caso de pancreatitis )
  3. Cultivo del virus ( saliva, LCR, sangre, y orina)
  4. Punción lumbar en caso de clínica de meningitis y estudio del  LCR.

Pronóstico:   Bueno excepto en las meningoencefalitis que son excepsionales. posibilidad de secuelas:

  1. Sordera generalmente unilateral
  2. Muy ocasionalmente puede causar infertilidad en varones con afectación testicular.

La enfermedad suele durar dos semanas; rara vez excede este tiempo, después de lo cual los pacientes generalmente se recuperan, incluso si hay otros órganos comprometidos

Profilaxis:

  • La profilaxis de exposición es poco eficaz
  • VACUNACIÓN : con virus vivos atenuados (Triple vírica: sarampión – rubeola – paperas) con una primera dosis a los 12 – 15 meses de edad y con recuerdo a los tres años de vida.

Tratamiento:

  • No existe .
  • Reposo
  • Evitar alimentos o bebidas de sabor ácido
  • Fomentos calientes ( alivian el dolor )
  • Dieta blanda
  • Aplicación de un suspensorio en las Orquitis , analgésicos, corticoides en casos excepcionales e incisión de la albugínea sí fuera necesario.

Últimos estudios realizados en Alabama, EE.UU. han descubierto que una vez que las glándulas estén completamente desinflamadas, es muy recomendable el ejercicio físico, aunque sea 1 o 2 horas diarias, ya sea gimnasio, deporte al aire libre, natación, etc. Esto es para que el cuerpo elimine todo rastro del virus que haya quedado.