Onicomadesis en la infancia: Perdida de las uñas en los niños sin signos infecciosos, inflamatorios o antecedentes de traumatismo

La onicomadesis es el desprendimiento indoloro y sin signos de inflamación, infección o trauma de la lámina ungueal en la zona proximal, es decir en su nacimiento, por interrupción de su crecimiento debido a diferentes causas. Se pueden afectar tanto las uñas de las manos como las de los pies.

Existen causas hereditarias y algunas asociadas a enfermedades sistémicas. En la mayoría de los casos, sin embargo, la causa permanece desconocida. La situación más extrema es el desprendimiento de la uña u onicomadesis. Una causa descrita en diferentes estudios a partir del año 2000 es la etiología vírica y en concreto relacionada con los virus causantes de la infección boca-mano -pie, clasicamente conocida como glosopeda. La onicomadesis representa la forma más extrema de las líneas de Beau, que son surcos transversales a la uña, por actuación de un agente nocivo que afecta durante más tiempo y acaba por afectar a todo el grueso de la uña provocando que se separe del lecho ungueal.

La onicomadesis ha sido descrita como complicación de la enfermedad boca mano pie de forma bastante reciente. Los primeros casos reportados fueron 5 niños menores de 4 años residentes en el área metropolitana de Chicago. En España se han reportado al menos tres brotes de esta asociación. El primero ocurrió en Valencia, en Junio del 2008, donde se observó onicomadesis en más de 80 niños de menos de 5 años, un mes después de un brote de glosopeda. El segundo informe, de Valladolid, se realizó tras un estudio en seis guarderias donde tuvieron 9 casos de glosopeda en el curso 2008-2009 que presentaron onicomadesis a las 3-12 semanas de los síntomas agudos de la virasis.El siguiente registro español es el de la Coruña, donde en abril del 2009 se presentan 12 casos de onicomadesis en una guardería dos meses después de un brote de glosopeda.
La mayoría de las alteraciones ungueales asociadas a enfermedades virales son de carácter leve. Inicialmente las líneas o surcos de detención de crecimiento de la uña se observan cerca de donde nace la uña, y se van desplazando hacia delante a medida que la matriz ungueal recupera la normalidad y la uña sigue creciendo. Este hecho y el tiempo transcurrido entre la enfermedad y las manifestaciones ungueales, entre 4 y 6 semanas, habitualmente, hace que muchas pasen desapercibidas. No obstante, conocer la existencia de esta entidad y su evolución autolimitada ayuda mucho a tranquilizar a las familias.

¿Qué es la enfermedad boca mano pie?

Se trata de una infección viral, propia de los primeros años de la vida. Tras un período de incubación de 4-6 días, afecta característicamente a la cavidad oral con aparición de aftas en paladar y el resto de la mucosa oral y pequeñas vesículas periorificiales, alrededor de la boca y nariz, pero también en palmas y plantas y dedos de las manos y de los pies. Menos frecuente es la aparición de una erupción a base de máculas (pequeñas rojeces) y pápulas (sobreelevaciones) en las nalgas, que rara vez progresan hacia la vesiculación.

¿Qué virus es el responsable?

En realidad hablamos más de síndrome que de enfermedad porque los virus responsables, enterovirus, son varios. La mayoría de los casos es provocado por un Cocsakie A16 o también el enterovirus 71 pero también se han descrito casos por otros enterovirus. Merece la pena citar aquí algunos casos publicados con el Cocsakie A6 como agente responsable. Hasta ahora se le conocía por ser el causante de otra entidad propia de la infancia temprana, la herpangina, que «no es un herpes ni son las clásicas anginas», donde otro de los enterovirus emblemáticos provoca aftas característicamente dolorosas en las amígdalas, acompañadas de un cuadro febril similar.

¿Cuál es el tratamiento? ¿Que pronóstico tiene?

El síndrome boca mano pie, llamado glosopeda en los textos clásicos, puede cursar de forma asintomática o dando formas leves, con escasos elementos cutáneos y apenas alguna llaguita en la boca. Pero vemos también formas clínicas más importantes con fiebre, a veces alta, que dura tres o cuatro días, durante los cuales el niño puede rechazar los alimentos por las molestias que experimenta durante la deglución, y que son el principal caballo de batalla para el pediatra y los papás. Se recomiendan entonces bebidas y otros alimentos blandos y templaditos de forma fraccionada pero reiterada para asegurar la correcta hidratación del pequeño mientras dura el cuadro. Los antitérmicos son de gran ayuda para la fiebre y en algunos casos de odinofagia (dolor al tragar).
Si bien es cierto que se han publicado casos de curso más grave en algunos países asiáticos, con complicaciones a nivel pulmonar y neurológico, en la inmensa mayoría de casos tiene un curso benigno y autolimitado en pocos días. Las lesiones orales se curan en una semana y las de las extremidades dos o tres días más. El niño puede regresar a la guardería cuando recupere el apetito y sea capaz de seguir el ritmo habitual, toda vez que la fiebre haya desaparecido. La enfermedad no se contagia a los animales.


Fuentes:

1.Doctissimo.com. Dra Susana Dominguez Rovira. Octubre 2014.Publicado prensa digital Abril 2017
2 Onicomadesis outbreak in Valencia, Spain associated with hand, foot, and mouth disease caused by enteroviruses. Davia JL, Bel Ph, Ninet VZ et al. Pediatr Dermatol.2011  Jan- Feb;28(1):1-5. Doi:10.1111/j.1525-1470.2010.01161.x.
3. Onicomadesi secundària a infecció per enterovirus: a propòsit d’un cas. Almudena Sánchez-Vázquez. Pediatria Catalana 2013; 73; 24-26.
4. Onychomadesis developed only on the nails having cutaneous lesions of severe hand-foot-mouth disease. Shikuma E, Endo Y, Fujisawa A, Tanioka M, Miyachi Y. Case Rep Dermatol Med 2011;2011:324193. Doi: 10. 1155/2011/324193. ePub 2011 Dec 27.