Según un estudio británico pueden ser una fuente oculta de edulcorantes, sobre todo los destinados a los niños: contienen 10,8% de azúcar por cada 100 gramos.

Articulo publicado en “A TU SALUD/ LA RAZÓN” por Pedro del Corral/Elena Genillo que por su interés reproducimos:

El articulo:

Los hay con frutas, de sabores o con bífidus. También a base de soja o de queso fresco. Bebidos o en tarrinas. Pero todos estos yogures, con la excepción del natural no azucarado o del griego, presentan una cantidad de azúcar muy por encima de los límites que establece la etiqueta “bajo en azúcar”.Así lo recoge un estudio británico publicado en la revista “BMJ Open”, en el que además se subraya el alto contenido de este edulcorante en los yogures dirigidos a los niños.

Aunque el consumo de yogur puede ser menos preocupante que el de los refrescos o los zumos de frutas, hay que tener en cuenta que este lácteo fermentado, que se percibe como un alimento saludable, puede ser una fuente oculta de azúcares añadidos a la dieta”, aseguran los autores.

Las pautas dietéticas del Reino Unido y Estados Unidos recomiendan productos lácteos bajos en grasa y bajos en azúcar, y los investigadores querían evaluar hasta qué punto los yogures, especialmente los comercializados para niños, cumplen con estas pautas. Los niños hasta la edad de 3 años en Reino Unido comen más yogur que cualquier otro grupo de edad.

Por lo tanto, evaluaron el contenido de nutrientes de casi 900 yogures y productos de yogur, que estuvieron disponibles en las cinco grandes cadenas de supermercados más famosas en reino Unido. Y concluyeron que quizá no es tan saludable como los padres se piensan.

Los datos del informe revelan que menos de uno de cada 10 (9 por ciento) fue calificado como bajo en azúcar, pero casi ninguno de ellos estaba en la categoría de niños. Según este estudio, los postres lácteos, como natillas y flanes, son los que contienen más cantidad, con una media de 16,4 gramos por cada 100 gramos de lácteo. Les siguen los destinados a los niños, los de sabores, con frutas y las categorías orgánicas. La media de azúcares iba de los 10,8 gr/100gr en los yogures infantiles, a los 13,1gr/100gr de los orgánicos. En contraste, los yogures griegos cuentan con una media de 5gr/100gr de azúcar. Y, al contrario de lo que se suele pensar, los yogures presentados bajo la etiqueta de “orgánico” son los que más azúcares contienen. Según los autores del estudio, “aunque la etiqueta orgánica se refiere a la producción, el bien documentado ‘efecto halo de salud’ significa que los consumidores más a menudo subestiman el contenido calórico y perciben los contenidos nutricionales de los productos orgánicos, incluidos los yogures, de manera más favorable”. Y concluyen:“No todos los yogures son tan saludables como quizás crean los consumidores, y está justificada la reformulación para la reducción de azúcares libres”.

Comentario:

El yogur es un producto lácteo especialmente recomendado en la alimentación infantil por su textura y sabores que hacen que sea muy bien aceptado y fácil de ingerir por los niños , además de aportar una muy buena biodisponibilidad de sus nutrientes, no obstante, aunque su consumo es mucho menos preocupante que el de los refrescos o zumos de frutas en relación con la obesidad infantil o en situaciones patológicas como la diabetes, si que tenemos que tener en cuenta que estos productos industriales que se perciben como un alimento saludable, pueden ser una fuente oculta de azúcares añadidos a la dieta, especialmente en las situaciones anteriormente mencionadas.